F. A. Enrique Jiménez Fernández "El Mellizo"
José Antonio Florencio Jimenez Fernandez Jeronimo Antonio Francisco Jimenez Fernandez Manuel Jesús Jimenez Fernandez "Mangoli" Magdalena Jimenez Fernandez Rita Jimenez Fernandez Mª de los Dolores Jimenez Fernandez
PADRE
Francisco Antonio Jimenez Rodriguez
MADRE
Carlota Antonia Fernádez Monje
HERMANOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vínculos

 

 

 

 

 

 

 

Pagina actualizada el 31 Marzo, 2015 . Google Chrome. © El Conde Gitano.
Situacion. Formulario. Portada
Optimizada para 1240x 1024.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Francisco Antonio Enrique Jiménez Fernández (a) "El Mellizo”, nació en la gaditana calle Mirador nº 24 (hoy 29), enclavada en pleno corazón del Barrio de Santa María, el día uno de diciembre de 1848. Sus padrinos de bautizo fueron Enrique Ortega Díaz “Ortega el Viejo” y Carlota Feria Ruiz. El mellizo no fue él, sino su padre. Puntillero en la cuadrilla de Manuel Hermosilla y matarife, oficio que ejerció durante toda su vida en el antiguo y desaparecido Matadero gaditano, que estaba ubicado donde actualmente está la sede social de la peña flamenca "La Perla de Cádiz". Salió poco de Cádiz, aunque se le consideraba un auténtico maestro en toda Andalucía; económicamente se ayudaba en los cafés de cante locales. Tuvo fama de raro, un hombre que caía con frecuencia en terribles depresiones, y entonces se convertía en un ser solitario, que se iba a dar largos paseos o se metía en una iglesia vacía a escuchar la música del órgano o los cánticos religiosos. Entonces se iba por el Campo del Sur a Capuchinos - antiguo hospital sicriatico-. a cantarle a los locos, o se iba a la muralla a cantarle al agua. La enorme belleza del cante del Mellizo, aunque no llegara a grabar, es unánimemente reconocida. Se le ha equiparado a Beethoven y a Chopin en la música clásica, se ha dicho que hubiera podido ser un Manuel de Falla. Manuel Torre, la primera vez que le oyó cantar, lloraba y se quería tirar por la ventana. Cantaor general, lo cantó genialmente todo. Pero su malagueña es una maravillosa joya. Hay en ella ecos de los cantos litúrgicos que oía en sus asomadas a los templos, concretamente el canto gregoriano del prefacio de la misa. Es la malagueña más próxima al cante gitano, y por ello la que más cantan los gitanos. En todos los cantes que hizo Enrique el Mellizo dejó huella profunda, huella de maestro. El cante solearero gaditano es prácticamente el creado por Enrique el Mellizo, con las aportaciones de Paquirri el Guanté. También su nombre aparece relacionado a la creación del cante por alegrías "para escuchar", expresión que se contrapone a la de cante "para baile", porque el estilo era muy frecuente en la modalidad bailable, donde la copla cantada quedaba relegada a segundo término. En cuanto a la saeta, fueron memorables las madrugadas de los últimos Viernes Santos del siglo XIX gaditano; algunos atribuyen al Mellizo la creación de la saeta por siguiriyas, y ha quedado la memoria de que se situaba con sus hijos en los balcones de la casa que habitaban en la esquina de las calles Mirador y Botica para hacer sus espléndidos cantes al paso del Nazareno, a los que respondían otros saeteros anónimos que había entre la muchedumbre apretujada. Enrique el Mellizo fue el fundador de una familia en la que hubo grandes cantaores, aunque ninguno alcanzara su excepcional magisterio. Casado con Ignacia Ezpeleta Ortega, perteneciente a otra gran dinastía de cantaores, tuvo tres hijos: AntonioEnrique y Carlota. Antonio, el mayor, "heredó de su padre, amén del sobrenombre artístico, la amplitud repertorial y el enciclopedismo de saberes flamencos" (F. Quiñones). Su hermano Enrique, conocido en el cante con los nombres de Hermosilla y El Morcilla, hacía solamente unos cuantos estilos, pero con eminente calidad. De Carlota, desaparecida tempranamente, se sabe que fue sobre todo una genial saetera. 
  Sus padres se llamaron Francisco Antonio Jiménez Rodríguez, empleado del matadero y Carlota Antonia Fernández Monje. Francisco Antonio, anteriormente estuvo casado con una hermana de Carlota, la cual se llamó María Dolores Fernández Monje, nacida en Cádiz el día 14 de octubre de 1809 y fallecida en la misma Capital en fecha 2 de Noviembre de 1833, a la edad de 24 años en la calle Santa Elena. Del primer matrimonio tuvieron dos hijos, José Antonio Florencio y María Dolores . Observamos pues, que su primera mujer falleció a los diez meses de nacer su hija, esto pudo provocar que su hermana Carlota y la suegra del padre del Mellizo, Juana Monje que aparece empadronada en el domicilio de Francisco Antonio, se tuvieran que hacer cargo de dichos hijos en el domicilio citado. Cuando los Padres del Mellizo contraen matrimonio, -no sin problemas-, en fecha 28 de diciembre de 1852, ya tenían ambos 6 hijos en el mundo, del cual destacamos para el aficionado flamenco, amén de Enrique, a su hermano Manuel Jesús (a) "Mangoli", dos años mayor que Enrique y “bailaor” flamenco que gozó de muchísima popularidad en los Cafés-Cantantes de la época y que aparece citado por Juan de la Plata en libro “LA TRADICIÓN FLAMENCA DE JEREZ” (Cádiz 1997-Cátedra de flamencología y estudios folklóricos andaluces) Enrique el Mellizo, contrajo matrimonio el día 8 de febrero de 1874 con Ignacia Ezpeleta Ortega, nacida en Cádiz el 30 de octubre de 1852, hija del matador de toros Francisco Ezpeleta Machucha y de la cantaora Dolores María Jacoba Ortega Díaz (a) “La Jacoba”. Es decir a partir de este matrimonio, Enrique entronca con la grandes dinastías de los Ortega y Ezpeleta, donde la inmensa mayoría de sus miembros durante varias generaciones fueron cantaores, bailaores y toreros de tronío. De este Matrimonio nacieron los siguientes hijos: Francisco Antonio “Antonio el Mellizo”, Enrique "Hermosilla” y María Carlota.
Principio pagina